El Sartorio, un debut “pornocional”