pampas

El tropero va, el tropero viene

Tropero viene de tropa, aunque si está pensando usted en alguna connotación militar, sepa que le pifia fiero. Pues, más que de artillería pesada y munición gruesa, este hombre sabía de fardos y bolsas: de lana, de cuero, de granos… El tropero va, sí. El tropero iba, conduciendo las tropas de carretas desde y hacia …

El tropero va, el tropero viene Leer más »

Herradura, a suerte y puntería

En el patio de la casa, en los fondos de almacenes y pulperías, en los campos…Herrero a su herradura, sí, cada una de las cuales concebían yunque mediante. Mientras, en los citados escenarios, unos cuantos se frotaban las manos por aquellas otras que pasaban a mejor vida: gastadas, inútiles para el herraje de caballos, viejas …

Herradura, a suerte y puntería Leer más »

Facón, el arma gaucha

Un verdadero todo terreno, digno hijo de su portador, casi, casi, un estandarte. Pues todo gaucho que se preciara de tal, nunca, jamás, carecería de una de sus más gratas compañías. ¿El caballo? No, señor. Además del pingo, el jinete de las pampas tuvo otro aliado incondicional, aquel a quien convirtiera en la prolongación de …

Facón, el arma gaucha Leer más »

Baqueanos, profetas en su tierra

Leguas y leguas, a diestra y siniestra, en el horizonte y a nuestras espaldas. ¿Qué si hay caminos delineados o señalización alguna? Nada de eso. Tampoco un mapa capaz de develarnos la topografía que aguarda en un periplo, cuanto menos, temerario para cualquier mortal. ¡Menos mal que están ellos! Dueños de un olfato privilegiado para …

Baqueanos, profetas en su tierra Leer más »

Malambo, hasta que las suelas ardan

Cosa de macho era el Malambo, así se gestó y así creció en la campaña argentina, lejos de los salones donde refinados bailes de pareja animaban las noches de los más distinguidos hombres y mujeres de ciudad. Con su semblante recio y su aire hombruno, lo suyo fueron los fogones y las pulperías; los boliches …

Malambo, hasta que las suelas ardan Leer más »

Juan Moreira, a daga y guapeada

Allí va él, galopando por la memoria de las pampas bonaerenses, con sus ojos pardos clavados en el horizonte, con su tez rojiza -aquella que revela vestigios de una antigua viruela- expuesta al viento y al sol, apenas protegida por su extensa barba y más nutrido bigote, por el desparpajo de su castaño y rebelde …

Juan Moreira, a daga y guapeada Leer más »

1
Gracias por su consulta. Lo esperamos en Defensa al 1344 del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche. Haga su reserva online aquí: http://pulperiaquilapan.com/
Necesitaría algo más?
Powered by
Ir arriba