pulperías

Parroquianos, clientela de primera mano

Hablar de pulperías sin hablar de parroquianos es como hacerlo de un teatro sin espectadores. A fin de cuentas, en la puesta cotidiana de estos “boliches” bien vale recordar que los pulperos se debían a su clientela, los también llamados “merchantes”. Ahora bien, ¿qué los hacía elegir entre una pulpería u otra? O, mejor dicho, …

Parroquianos, clientela de primera mano Leer más »

Pulperías porteñas: usted lo pide, usted lo tiene

Si acaso pensaba que las pulperías eran cosa de campo, pampa y más, vaya sabiendo que, en la porteña Buenos Aires, las hubo a troche y moche . Sí, señores. La Reina del Plata llegó a ser una de las ciudades coloniales con mayor cantidad de pulperías por habitante. Con decirle que, allá por 1813, …

Pulperías porteñas: usted lo pide, usted lo tiene Leer más »

Malambo, hasta que las suelas ardan

Cosa de macho era el Malambo, así se gestó y así creció en la campaña argentina, lejos de los salones donde refinados bailes de pareja animaban las noches de los más distinguidos hombres y mujeres de ciudad. Con su semblante recio y su aire hombruno, lo suyo fueron los fogones y las pulperías; los boliches …

Malambo, hasta que las suelas ardan Leer más »

Postas: un alto en el camino

Caminos desdibujados, poblados de huellas perdidas, sin dirección. El calor del verano hace de los senderos pura polvareda; las lluvias un barrizal. ¡Más nos vale que algún baquiano nos eche una mano, paisano amigo! De lo contrario, la cosa se pondrá bien fulera. Y cómo no…Menuda empresa resulta aventurarse hacia las afueras de Buenos Aires, …

Postas: un alto en el camino Leer más »

¿Vagos y mal entretenidos? La ley da castigo

Ma’ que juerga ni jarana, que si uste’ anda meta timba y ginebra, tiene la libertad contada. Se lo digo sin grupo, estimado paisano. Que en las pulperías del Río de la Plata, la ley anda a la caza de mendigos y desviados. Nada de truco, alcohol ni guapeada; para los vagos y mal entretenidos, …

¿Vagos y mal entretenidos? La ley da castigo Leer más »

Pulperías volantes, camino al andar

Corre el año de 1775. Sí, allí donde dobla el tiempo y la memoria no hace pie. Pero la historia obliga a la cita. O mejor dicho, a la mudanza. Un mes, ese era el tiempo que tenían las pulperías para instalarse en la vecindad de los pueblos. Todo quien lo hiciera en pagos más …

Pulperías volantes, camino al andar Leer más »

1
Gracias por su consulta. Lo esperamos en Defensa al 1344 del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche. Haga su reserva online aquí: http://pulperiaquilapan.com/
Necesitaría algo más?
Powered by
Ir arriba