pulperías

Oda al pulpero, siempre listo pa’ el ruedo

De traducción inexistente a extramuros de Latinoamérica, –¿qué es la pulpería? ¿Una taberna, un almacén, una despensa, un bodegón? Por qué no, todo eso junto–, el pulpero no ha corrido mejor suerte que la de su propio boliche. Claro, siempre y cuando le fuera propio, pues pulpero también era aquel que administraba una pulpería ajena. …

Oda al pulpero, siempre listo pa’ el ruedo Leer más »

Serenatas, y que se oiga la canción

Ya lo dijo la pluma de don Héctor Pedro Blomberg, en la viva voz de don Ignacio Corsini: “Y volvió el payador mazorquero / A cantar en el patio vacío / La doliente y postrer serenata / Que llevase el viento del río: / ¿Dónde estás con tus ojos celestes?, / Oh pulpera que no …

Serenatas, y que se oiga la canción Leer más »

Conspiración de Álzaga, el cazador cazado

Es duro este invierno de 1812, pero más lo son las noticias; los runrunes que van de aquí para allá. Y puertas adentro de la pulpería, el río suena que ni le cuento… No es para menos. Parece que, desde Montevideo, los realistas quieren embarran la cancha. Y para colmo de males, las tropas revolucionarias …

Conspiración de Álzaga, el cazador cazado Leer más »

Barricas, ¡abra el grifo pulpero!

Que el vino fue a los antiguos griegos y romanos lo que al parroquiano en las pulperías de antaño suena, cuando menos, descabellado. Más no tanto por el gusto y la recurrencia del tinto elixir en los respectivos paladares; sino más bien por el tiempo transcurrido entre la existencia de unos y otros. Del mismo …

Barricas, ¡abra el grifo pulpero! Leer más »

Pulperos rurales, mi pasado no me condena

Dime con quién andas y te diré quién eres… Y vaya si los pulperos rurales han tenido su popurrí de compañías. ¿Tal vez por eso su reputación sea más mito que historia certera? Del otro lado de la reja, esa que tampoco fue condición sine qua non de las pulperías, los pulperos rurales supieron tejer …

Pulperos rurales, mi pasado no me condena Leer más »

Almacenes, con ADN pulpero

La tierra fértil era oportunidad suficiente. Diamante en bruto para el desarrollo de  actividades económicas varias, los hombres que se establecieron a su abrigo y provecho sembraron su propia semilla: la del arraigo, germen de nuevos núcleos poblacionales. Sí, incluso en sitios apartados de los centros urbanos. Por lo que la necesidad tenía cara de …

Almacenes, con ADN pulpero Leer más »

Parroquianos, clientela de primera mano

Hablar de pulperías sin hablar de parroquianos es como hacerlo de un teatro sin espectadores. A fin de cuentas, en la puesta cotidiana de estos “boliches” bien vale recordar que los pulperos se debían a su clientela, los también llamados “merchantes”. Ahora bien, ¿qué los hacía elegir entre una pulpería u otra? O, mejor dicho, …

Parroquianos, clientela de primera mano Leer más »

Pulperías porteñas: usted lo pide, usted lo tiene

Si acaso pensaba que las pulperías eran cosa de campo, pampa y más, vaya sabiendo que, en la porteña Buenos Aires, las hubo a troche y moche . Sí, señores. La Reina del Plata llegó a ser una de las ciudades coloniales con mayor cantidad de pulperías por habitante. Con decirle que, allá por 1813, …

Pulperías porteñas: usted lo pide, usted lo tiene Leer más »

Malambo, hasta que las suelas ardan

Cosa de macho era el Malambo, así se gestó y así creció en la campaña argentina, lejos de los salones donde refinados bailes de pareja animaban las noches de los más distinguidos hombres y mujeres de ciudad. Con su semblante recio y su aire hombruno, lo suyo fueron los fogones y las pulperías; los boliches …

Malambo, hasta que las suelas ardan Leer más »

Postas: un alto en el camino

Caminos desdibujados, poblados de huellas perdidas, sin dirección. El calor del verano hace de los senderos pura polvareda; las lluvias un barrizal. ¡Más nos vale que algún baquiano nos eche una mano, paisano amigo! De lo contrario, la cosa se pondrá bien fulera. Y cómo no…Menuda empresa resulta aventurarse hacia las afueras de Buenos Aires, …

Postas: un alto en el camino Leer más »

¿Vagos y mal entretenidos? La ley da castigo

Ma’ que juerga ni jarana, que si uste’ anda meta timba y ginebra, tiene la libertad contada. Se lo digo sin grupo, estimado paisano. Que en las pulperías del Río de la Plata, la ley anda a la caza de mendigos y desviados. Nada de truco, alcohol ni guapeada; para los vagos y mal entretenidos, …

¿Vagos y mal entretenidos? La ley da castigo Leer más »

1
Puede reservar su mesa llamando al 4307-6288.
Lo esperamos en Defensa al 1344, San Telmo del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche.
Si es algo urgente puedes molestarme en WhatsApp. El pulpero
Powered by
Ir arriba